Nacional, Viernes 18 de diciembre de 2015

La comparación entre procesos políticos y económicos de un mismo país que se producen en diferentes periodos de tiempo, desde ya que es muy complicada, porque nunca los contextos internos y externos son similares. En nuestro caso, querer comparar las políticas del gobierno de Néstor, que tuvo un viento de cola por los altos precios de los comodities, con las políticas de Cristina, que empezó a vivir el descenso de dichos precios y una feroz crisis financiera internacional, se vuelve un gran desafío. Sin embargo, esta dificultad no impide que podamos subrayar las similitudes que parecerían estar adquiriendo algunas medidas económicas que empiezan a vislumbrarse con el nuevo gobierno de Mauricio. Teniendo en cuenta las insuperables diferencias del contexto, veamos cómo estos presidentes, llevaron adelante (uno recién esta empezando), las siguientes cinco centrales políticas económicas.

El modelo económico llevado adelante durante el 2003-2009 tuvo como principales características; 1)-el superávit fiscal; 2)-la emisión monetaria moderada; 3)- el tipo de cambio competitivo (producto de la devaluación y la salida de la convertibilidad realizada por Duhalde); 4)- el superávit comercial, como una de las consecuencia de dicha competitividad; y 5)-las retenciones a las exportaciones para apalancar el gasto público.

De dichas características, Cristina (que asumió el pleno control del gobierno a partir de la muerte de Néstor en 2010), solamente mantuvo la número 5, porque desde el 2010 hasta su salida, hizo casi todo lo contrario; 1)-implementó una política de gasto con déficit fiscal que llegó en el 2014 a alcanzar el 7% del PBI (mayores gastos que ingresos); 2)-quito la independencia al Banco Central para expandir la emisión monetaria y pagar deuda externa, (generando inflación y reduciendo las reservas); 3)-diluyó el superávit comercial, entre otros motivos por el déficit energético/importación de combustibles; y 4)-mantuvo un tipo de cambio atrasado que perjudicó a las exportaciones de las economías regionales y por ende, al superávit comercial.

Por el contrario, observando las primeras políticas de Mauricio y su equipo económico, podemos afirmar que el nuevo gobierno aspira a recuperar las cuatro primeras características “macro” que tuvo el modelo económico del gobierno de Néstor; 1)-lograr el superávit fiscal; 2)-implementar una emisión monetaria moderada (que sumado al superávit fiscal permitirá controlar la inflación); 3)-mantener un tipo de cambio competitivo (dólar alto), y por ende 4)-aumentar el superávit comercial para mantener el valor de la moneda, vía mayor ingreso de dólares al país.

Tras la eliminación de las retenciones (la principal diferencia con la política económica de Néstor), y el aparente éxito del reciente fin del cepo y la devaluación (producto de que no se trasladaría a un excesivo aumento de precios internos, manteniendo de esa manera la competitividad del tipo de cambio), solo resta conocer como el plan económico de Mauricio, solventará el gasto público que el nuevo presidente aspira sea equilibrado y no deficitario. En otras palabras, solo resta conocer con que porcentajes del esperado crecimiento económico y el anunciado financiamiento internacional,  se solventará el gasto y la inversión pública del nuevo gobierno en los próximos años.

 

Por Fernando Santacruz. Licenciado en Relaciones Internacionales (UNR) Maestreando en Gestión Pública UNaM).